¿Puedo prevenir la humedad en mi casa?

La humedad es un problema muy común en los lugares aledaños a la costa y si te gusta pasar tus feriados en la playa no podrás negar que en verano la humedad provoca que sientas bochornos en todo momento y en invierno el frío logra calar hasta los huesos; pero tu casa es la que más sufre durante esas estaciones, y es que es normal ver como las fachadas se oscurecen y estropean por culpa de la humedad, que te encuentres con moho, hongos y hasta ácaros, que perjudican tu salud y la de todos aquellos que te acompañen, pero descuida, te traemos tips bastantes sencillos que pueden ayudarte a que este tipo de cosas no te vuelvan a pasar, de esta manera podrás evitar que los efectos de la humedad afecten tanto a tu casa y por ende a tu estadía.

¿Puedo eliminar por completo la humedad en mi casa? La respuesta es no. El aire de la costa es húmedo, por ende, el aire que circula dentro de nuestras casas también lo es; pero sí puedes lograr que deje de afectarla completamente con los siguientes tips:

1.- Mantén ventilada tu casa

Uno de los consejos más útiles es que siempre te des el tiempo de abrir las ventanas y dejes circular aire puro, así regeneras el aire que está dentro y evites que la humedad se acumule.

2.- Tiende la ropa fuera de la casa

La ropa mojada crea un ambiente húmedo alrededor. Por ende, procura tenderla fuera, en la terraza, balcón u otro lugar con bastante ventilación.

3.- Usa extractores

Los extractores, sobre todo en el baño y la cocina, pueden ayudarte a absorber el aire húmedo que siempre se acumula en estas zonas.

4.- Usa tapas en las ollas al momento de cocinar

Este pequeño gesto evita que el vapor generado al momento de cocinar invada el ambiente, humedeciendo las paredes o los estantes de la cocina.

5.- Las duchas deben ser más cortas

Las duchas son confortantes y muchas veces excedemos el tiempo para disfrutarlas un poco más, pero para evitar la humedad debemos disminuir el vapor que emitimos al momento ducharnos y también evitar el utilizar agua muy caliente para disminuir el vapor.

6- Cuidado con la calefacción

El aire caliente es más húmedo que el frío y en la época de invierno la calefacción en su mayor potencia genera humedad, haciendo sudar las ventanas y las paredes. La temperatura ideal en invierno sería de unos 19° a 21° para estar cómodos y evitarnos la humedad.

7.- Utiliza productos absorbentes

Hay diferentes tipos de absorbentes comerciales, compuestos en su mayoría por gel de sílice o cloruro de calcio; lo ideal sería colocarlos en armarios o estancias pequeñas, para que puedan absorber toda la humedad de esos lugares y además evite el mal aroma que se genera en estos.

8.- Tu casa no es invernadero

Las platas consumen agua y expulsan agua al ambiente, lo que obviamente genera humedad, es por eso que debes evitar que tu casa se convierta en un jardín botánico y si precisas de una lo ideal sería averiguar cuáles son las que necesitan de menos agua para vivir.

9.-  Utiliza deshumidificador

Este pequeño aparato nos ayuda a reducir el exceso de humedad de nuestra casa, dándole mayor confort al ambiente.

10- Revisa las fugas de agua

Estas fugas suelen ser muy notorias, ya que se manifiestan rápidamente como bolsitas de pintura en las paredes o descascarándose la pintura. Procura arreglar todas las fugas y mantener las tuberías correctamente.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *